La Paz Depende de mí

La Paz Depende de mí es una conversación organizada para hacer posible la paz en la vida diaria de cada colombiano. Invita a la persona a re-descubrir su responsabilidad como ciudadano y a seguir construyendo relaciones con los demás con cuidado y confianza.

Cada persona hace un recorrido por las conversaciones con las cuales se relaciona consigo mismo como colombiano, desde las cuales se relaciona con otros y ha aceptado acuerdos para convivir en su país, conectado siempre con un sentido de contribución a la vida en el futuro y en todo el planeta.

Se trata de una apuesta por la oportunidad de vivir “utopías posibles de paz” en Colombia a través de la reconstrucción cultural en diversos niveles y con distintos grupos de ciudadanos y ciudadanas.

Estamos comprometidos en la consolidación de imaginarios de paz y reconciliación mediados por la cultura, la educación y la comunicación, que nos ayuden a ir logrando en la cotidianidad nuevas conversaciones sobre lo que somos y lo que queremos ser como sociedad.

La Paz Depende de mí es un esfuerzo colectivo por seguir imaginando y diseñando el futuro a partir de la responsabilidad individual y con una perspectiva que incluya la mayor cantidad de miradas y voces posibles.

Unas preguntas simples y complejas.

¿Cree usted que las y los colombianos podemos vivir en paz?

¿Cree usted que podríamos lograr algún acuerdo todos los colombianos?

¿De quién depende que vivamos en paz?

¿Ha vivido en paz alguna vez?

¿Qué música le tranquiliza, le hace sentido, le produce paz?

¿Tiene diez minutos para construir la paz?

La conversación sobre la Paz es un pretexto para construir ciudadanía.

Las negociaciones con un actor armado y la decisión de la sociedad por hablar de Paz son una oportunidad para asumir con responsabilidad un trabajo pendiente: avanzar en la construcción de ciudadanos responsables.

Para transformar los círculos viciosos proponemos un espiral virtuoso.

Los distintos tipos de violencias que existen, algunas de las cuales tienen relación directa con el conflicto armado, nos afectan a todos como sociedad.

La seguridad y el respeto por cada ser humano son anhelos que todas y todos compartimos.

La Paz Depende de Mí propone un camino para asumir la conversación sobre la construcción de una paz cotidiana y sostenible. (yo-otros-nosotros-humanidad)

Se trata de una perspectiva de construcción de paz y reconciliación.

Imaginarios renovados:

Un reto que se nos plantea es la consolidación de imaginarios de paz y reconciliación que permitan afianzar una perspectiva distinta.

Avanzar en este sentido requiere de procesos culturales, educativos y comunicativos que nos ayuden a imaginar y diseñar un futuro en común, puesto que una cultura de la paz y la reconciliación se construye desde la posibilidad de un futuro compartido.

Varias generaciones:

Esta es una tarea de largo plazo puesto que significa un proceso de transformación de la cultura de desconfianza por una nueva de colaboración y respeto por las diferencias.

Al igual que en otros ámbitos de la cultura, se requiere de herramientas que permitan introducir en las personas y los grupos nuevas prácticas que transformen las realidades en las que se vive y desde las cuales se actúa.

Proponemos contar y cantar una nueva perspectiva como colectivo que se constituya en nuestro legado para la humanidad.