top of page

Dios siempre quiere

Homenaje a mi maestro Omar Medina en su cumpleaños e invitación a apoyar su cena navideña.

 

“Crea en lo que quiera, pero crea en algo”, dice Omar a los cientos de miles de personas que lo escuchan en sus conferencias y en los talleres Depende de Mí. Quienes lo vemos aún.



tenemos dudas si ese sonriente hombre de la guitarra es el mismo que minutos antes había muerto en el video que relataba su historia con las drogas https://youtu.be/I4PDr-5X6q0?si=k-YZLmWieR9ngMC_ . Lo delatan su tono al cantar y sus risotadas. Minutos más tarde ya no es tan relevante el relato de cómo sobrevivió a diez años como habitante de calle cantando en las esquinas para levantarse el bazuco de cada 20 minutos Ahora, nos hipnotiza su pasión por lo que hace con sus hijos reales (Mateo, feliz cumple para ti también) y con los jóvenes que acompaña desde su fundación para que salgan del infierno de la adicción por unas horas, unos días o, como él, para siempre. Canta y cuenta sus anécdotas como padre soltero de tres pequeños a quienes les entrega su amor exigente: una mezcla en acción de presencia total, disciplina y ternura. Una fórmula probada en sí mismo cada día desde que hace 20 años renació de las cenizas con el “empujoncito” que le dio el proyecto Invisibles Invencibles, liderado por otro amigo y maestro: César López. La idea de llevar a los grandes escenarios el talento de los músicos de la calle terminó siendo un huracán que nos movió a todos por dentro y por fuera, y que para la amistad mía con Omar dejó un sentido compartido sobre nuestro propósito: un sentido común. Creemos que la vida es para admirarnos, aceptar en el espejo la grandeza y servir a los demás. Pero ni las charlas de Omar, ni nuestro camino juntos, se ha quedado en la teoría. Escucharlo, compartir con él, es una experiencia que trasciende las ideas para mover el alma. Las canciones, las historias y los chistes nos llevan a todos a su propio sendero: estar, darse cuenta, escucharse repitiendo la banda sonora de la víctima o renunciar a vicios, elegir todos los días vivir agradecido y servir a otros como ejemplo y como inspiración. La obra de Omar directamente ha acogido a más de 1500 habitantes de calle y sus charlas las hemos llevado a miles de empresas y colegios. Para los años que vienen, seguiremos a Omar en su gira nacional en teatros y continuaremos promocionando las canciones con las que invita a quien lo oye a mantenerse “A Dios rogando y con el mazo dando”, otro refrán muy de él, que yo llamo una adaptación de la premisa “reza como si todo dependiera de Dios, y actúa como si todo dependiera de ti”.

 

Les dijo alguna vez a los jóvenes en Guatemala: “¿No conoce el mar?, pues cojan un bus y vayan”. Por eso hoy reconozco nuevamente a mi maestro por su decisión de llevar a la práctica las enseñanzas que comparte. Y en honor a esa virtud, les quiero invitar a que apoyemos a la Fundación Omar Medina en la cena que anualmente (este es al año 16) realiza para los habitantes de la calle en Bogotá, como un pretexto para ofrecer su hombro, sus oídos y sus palabras. A quienes lean esto y les interese apoyar con recursos o ayudar a difundir la obra de Omar, contáctenme al correo o al celular.



95 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 Comment


Guest
Dec 19, 2023

Yo mismo comento para alentar a los demás a que lo hagan. Gracias Omar por enseñarnos a ir al mar de lo desconocido y a cantar depende de mi con el ejemplo.

Like
bottom of page